饾棖饾棥饾棧饾棓饾棜 饾椏饾棽饾棶饾椆饾椂饾槆饾棶 饾榾饾棶饾椆饾槂饾棶饾椇饾棽饾椈饾榿饾椉 饾棻饾棽 饾棽饾椈饾榿饾椂饾棽饾椏饾椏饾椉 饾椊饾椏饾棽饾椀饾椂饾榾饾椊谩饾椈饾椂饾棸饾椉 饾椆饾椉饾棸饾棶饾椆饾椂饾槆饾棶饾棻饾椉 饾棽饾椈 饾棽饾椆 饾棖饾棽饾椏饾椏饾椉 饾棻饾棽 饾椆饾棶 饾棖饾椏饾槀饾槆

El 饾惗饾憸饾憶饾憼饾憭饾憲饾憸 饾憗饾憥饾憪饾憱饾憸饾憶饾憥饾憴 饾憹饾憥饾憻饾憥 饾憴饾憥 饾憹饾憻饾憸饾憽饾憭饾憪饾憪饾憱贸饾憶 饾憫饾憭 饾惪饾憥 饾惔饾憶饾憽饾憱饾憯饾憿饾憥 饾惡饾憿饾憥饾憽饾憭饾憵饾憥饾憴饾憥, 饾悅饾悕饾悘饾悁饾悊, realiz贸 las acciones legales para el salvamento del entierro que por sus caracter铆sticas se estableci贸 como un entierro prehisp谩nico.

El hallazgo y salvamento fue el 10 de junio, cuando el MP entreg贸 la osamenta y cuatro artefactos de obsidiana que se localizaron junto al entierro. La muestra rescatada ser谩 sometida a estudios y an谩lisis por arque贸logos de la Unidad de Investigaciones hist贸ricas, arqueol贸gicas y estudios de apoyo, UIHAEA, arqueolog铆a del CNPAG.

饾棓饾椈饾榿饾棽饾棸饾棽饾棻饾棽饾椈饾榿饾棽饾榾 饾椀饾椂饾榾饾榿贸饾椏饾椂饾棸饾椉饾榾:

El cerro del Manch茅n, conocido popularmente como el cerro de La Cruz, est谩 ubicado en un lugar estrat茅gico y a una altura considerable desde all铆 se obtiene una excelente vista de la ciudad hist贸rica. La ocupaci贸n prehisp谩nica del 谩rea, abarca desde el per铆odo Cl谩sico Temprano (a帽o 200 a 600) en donde se constata un desarrollo probablemente influenciado por el gran sitio de Kaminaljuy煤, ubicado en el valle de Guatemala.

Pero la actividad humana en este valle alcanz贸 su auge en el Cl谩sico Tard铆o (a帽o 600 a 1000), cuando la regi贸n formaba parte del territorio de la cultura de Cotzumalguapa, cuyos sitios mayores (El Ba煤l, Bilbao) est谩n en la boca costa, del municipio de Santa Luc铆a Cotzumalguapa, Escuintla).

Para el a帽o 1975 se tiene documentada la localizaci贸n de un entierro fechado para el per铆odo Cl谩sico Tard铆o. Excavaci贸n realizada por el arque贸logo Juan Pedro Laporte en donde adem谩s reporta la existencia de plataformas prehisp谩nicas alrededor del 谩rea. En 1989, el arque贸logo Jos茅 Ben铆tez, reporta las existencias de varias plataformas, asentadas sobre terrazas del cerro, hasta las aldeas del El Hato.

Finalmente, las investigaciones arqueol贸gicas realizadas por la Arque贸loga Eugenia Robinson por parte de Montgomery College, en los a帽os 1990 demostraron que la ocupaci贸n humana en la Antigua Guatemala se remonta al menos 1000 a帽os antes de Cristo, hasta el 200 de nuestra era.